Historia

En el año 1902, por iniciativa de un grupo de panaderos, nace el Centro Industriales Panaderos y Afines de Córdoba. En su mayoría inmigrantes, los primeros años fueron de franco crecimiento por la experiencia que traían desde Europa, principalmente España e Italia. Contribuyeron rápidamente a la construcción de una entidad que supo estar a la altura de los acontecimientos y tomó con mucha seriedad la defensa de los intereses de los industriales panaderos.

El proceso de industrialización, el crecimiento de las ciudades y la incorporación de nuevos actores en la producción de pan fue el motivador para el crecimiento del CIPAC como una entidad empresaria, reconocida y respetada en el ámbito provincial, por su alcance y por ser pionera entre las organizaciones de su tipo.

La compra del terreno para la construcción de la Sede social en el lugar en donde hoy desarrolla sus actividades fue una clara muestra del nivel de desarrollo que alcanzó la industria.

La visión de sus integrantes, panaderos de pasión y profesión, fue lo que facilitó la detección de necesidades para favorecer el desarrollo del sector. Así nace la escuela de capacitación, se incorporaron canales de comunicación y se abrió la Delegación Río Cuarto. La meta siempre fue una mayor representación gremial, social, empresarial e institucional.

Enfocados en la defensa de los intereses de la industria, se sumaron y renovaron dirigentes, se aplicaron las mejores prácticas en gestión y se modernizaron las actividades del Centro. Hoy, con más de 100 años cuidando a los industriales panaderos de la Provicnia, CIPAC es la bisagra de la puerta que se abre a las nuevas generaciones, herederas de experiencia, con un alto desarrollo profesional y dinamizados por una pasión que mantiene activo el sector.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *